やさしい愛の てのひらで

わが心、つくりかえたまえ

简历胡安亚洛沃斯埃斯特万尤潘基在阿根廷,布宜诺斯艾利斯广播根

jueves, 22 de marzo de 2007

leer y resumir el TEMA DE LAS PANDILLAS


CONSUMO, IDENTIDAD SOCIAL
Y VIOLENCIA
*

Cristián Fernando Rozas
**

El término pandilla (Gans en inglés) últimamente utilizado por los medios de comunicación y la opinión pública, tiene su origen en los años 20 en Estados Unidos. Los flujos de emigrantes de todos los puntos de Europa y otras zonas del planeta pueblan las distintas ciudades de Estados Unidos, en especial Chicago. Aquí coexisten barrios de diversas etnias, subordinados al ideal de un Estados Unidos de las oportunidades para todos a partir del esfuerzo individual. Lo que vendrá aparejado con síntomas de una crisis del proceso de producción.
La falta de absorción de las nuevas generaciones de población activa, junto a la hecatombe económica del siglo: la caída de Wall Strees, se unen jóvenes que protagonizan hechos violentos contra la propiedad como robos, asaltos y peleas con otros jóvenes de diferente signo racial en pos del dominio del territorio.
El delito es una tipificación hacia las conductas que transgrede las reglas mínimas de convivencia social. No obstante, si el concepto pandilla está asociada a delincuencia, es un tipo de delincuencia que cuestiona el sentido mismo de la delincuencia. Es sabido que la delincuencia clásica y la empresa especulativa son dos polos de una misma tipología sociológica de comportamiento, el «racional formal». Ambos comportamientos basan sus acciones en reflexiones previas al ejercicio del acto, sopesando «racionalmente» los posibles «costos» y las posibles «ganancias» de una acción. La pregunta a responder, es si los adolescentes pueden ser calificados de delincuentes bajo estos preceptos, si consideramos el carácter «irracional» de los hechos violentos por ellos protagonizados, ya que significa grandes costos (se involucran varios sujetos) y bajas ganancias (son rápidamente apresados). La respuesta al respecto sería, desde el punto de vista legal, que sí quebrantan la ley, pero que las motivaciones y la lógica de su actuar está lejos de lo que es un delincuente.
En los años ochenta la delincuencia se entendió a partir de hechos contra la propiedad privada y pública de modo concertado (robos, protestas). En los noventas la delincuencia se ha caracterizado por los altos niveles de espectacularidad y violencia de los hechos protagonizados. Además de la emergencia —creciente— de una nueva categoría de violencia, la violencia «vandálica», la cual no tiene un objetivo aparente para quien los observa.
[1]
Si bien los hechos vandálicos no son exclusivos de la década de los noventa, lo que está sucediendo es un desplazamiento del tipo de violencia preponderante en la escena pública. Si en los años ochenta hacia atrás se observan hechos de violencia caracterizados por el uso de fuerza física y el uso de elementos contundentes (piedras, palos, etc.), hoy en día los hechos de violencia se caracterizan por el uso de armas de fuego.
[2]
La violencia social urbana es propia de las generaciones urbanas no migrantes. Éstas se caracterizan por vivir desarraigados de las fuentes tradicionales de autoridad (familiar, patronal, estatal) y por poseer un sentimiento de incertidumbre respecto al futuro, una realidad pasajera o fútil de las relaciones entre las personas. Vivir expuestos a los cambios constantes y vertiginosos de la moda y la presencia de un sentimiento de hastío o aburrimiento respecto al presente, fenómeno conocido como metropolitización. No obstante, es paradójico que quienes protagonizan estos hechos, son categorías que no pertenecen al ámbito de la producción y por tanto no están sujetos, directamente, de los cambios que ocurren en la economía, como sucedió con los jóvenes sin trabajo de la crisis de los años 80.
Para Matza,
[3] el acto desviado (violento o delictivo) es la traducción de ciertas creencias en actos. Los jóvenes tendrían un conjunto de creencias acerca de los motivos de su situación social desigual y, además un conjunto de orientaciones para superarlas. Pero esto no significa para él que estos valores sean opuestos a los valores de la sociedad general y menos aún que estos valores sean los valores de clase media. Para él, no existe oposición cultural entre las creencias que sustentan los jóvenes agrupados en pandillas y lo que sostienen el resto de las personas. Si fuera así, según el autor, no debiera existir, en aquellos que realizan actos delictivos, sentimientos de culpa o vergüenza como en realidad sucede, que es observable en el encubrimiento del rostro cuando son televisados, y tampoco debieran entenderse sus justificaciones como actos de hipocresía.
Las pandillas son una forma especial de subcultura que vive de manera subterránea con «varios valores supuestamente delictivos, pero que son muy parecidos a los encarnados en las actividades de esparcimiento de la sociedad en general».
[4] En este sentido, la subcultura juvenil (la búsqueda de aventuras, la excitación, la emoción, la juerga, la agresividad) representa una extensión y una radicalización de las tradiciones de la cultura convencional. Los valores que motivan la acciones de los jóvenes pandilleros también están presentes en la sociedad general, sólo que estos últimos se practican de modo más restringido.
Esta analogía entre los valores que orientan las pandillas y el del resto de la sociedad, puede explicar los altos niveles de tolerancia —y no por temor— que expresa la comunidad a estos jóvenes durante el diario vivir. En este sentido lo desviado parece ser una forma de conformidad a los valores morales de la sociedad. Los valores subterráneos son aquellos valores que son practicados en lugares y momentos considerados inadecuados por la sociedad general. Los jóvenes se justifican a sí apelando a las mismas justificaciones para disculpar las conductas presentes en la sociedad oficial y que a menudo están implícitas en los valores sociales generales o en los alegatos oficiales utilizados en los tribunales de justicia. Los jóvenes utilizan un vocabulario, que si bien es diferente a los usos verbales de la sociedad «normal», apelan al sistema valorativo de quienes respetan la ley.
El mundo moderno de los adultos, las exigencias de movilidad social (y en la mayoría de casos por supervivencia), llevan a los padres a trabajar y poner mayor atención en los mensajes y objetos que circulan en el mercado de consumo suntuario, en vez de tomar atención a sus relaciones parentales o comunitarias. Las exigencias por parte del mercado de trabajo llevan a las familias a concentrar sus energías en el proceso productivo (trabajo) en vez que a sus hijos, con clara secuelas en la transmisión de pautas morales a sus proles.
[5] Esto lleva a sus hijos a vivir una realidad de vacío y anonimato.
También ayuda al debilitamiento de la autoridad intrafamiliar el papel del sistema escolar como la única encargada de transmitir habilidades. Los padres son obligados a entregar la educación de sus hijos a las instituciones escolares desatendiéndose de ellos. Y éstas se enmarcan en formación para la competencia dentro el mercado, confundiendo aprendizajes con disciplinamiento social, acentuando la brecha entre la cultura escolar y la cultura población, en especifico la cultura de la «calle» de la cual se nutren estos adolescentes.
En este panorama los niños y adolescentes deben generar sus propios espacios de socialización, donde lo importante son los amigos y los códigos comunes y no la familia. Los niños construyen sus identidades en un medio que los pasa por alto, hasta que logran notoriedad pública: hasta que son alguien. Una sociedad que enfatiza el logro individual y la especialización del trabajo cada vez mayor, y donde la difusión y circulación de objetos y mensajes producidos por las «llamadas industrias culturales»,
[6] son utilizadas como medio de diferencia social y signos de reconocimiento social, esto lleva a que predominen más las relaciones con los objetos que las relaciones entre los hombres.
Las industrias culturales son dispositivos con que los adolescentes nutren su vida cotidiana y desarrollan marcos comunes de identidad. Los jóvenes para realizar sus cometidos se sirven de los mismos objetos que producen las industrias culturales. Ellos, en su afán de diferenciarse, buscan en lo que no es propio, en especial en lo proveniente de la industria de la cultura y la entretención, un medio para comunicarse —públicamente— entre sí. La gran facilidad con que estos jóvenes toman de los medios de comunicación los marcos de referencia y elementos para diferenciarse de otros grupos, en la construcción de su estilo particular, plantea el carácter ambiguo de su identidad, no obstante señala el carácter dinámico de ella, ya que al servirse de lo que existe en el mercado permite, a éstos, redefinir constantemente su identidad.
Es decir, el consumo de objetos culturales y de entretención puede ser entendido, como un espacio «a través de los cuales se engendran significaciones que los grupos [...] viven su experiencia histórica».
[7] Hablar entonces de las responsabilidades directas de los «medios» en el desenvolvimiento de ciertas prácticas juveniles es un sesgo, ya que lo que producen —los jóvenes—, discursivamente y en la acción, se contrapone a la lógica económica de las empresas de la cultura y la entretención. Las peleas, los destrozos en vía pública, no pertenecen a la lógica de la economía del lucro, sino que a una economía del goce que pone entreparéntesis las convenciones y obligaciones sociales (la estructura social). En este umbral los adolescentes desarrollan habilidades que el mundo de la rutina y los adultos no entrega. La economía del goce es visible en el fuerte componente físico de sus relaciones internas. El baile en el caso de los raperos, los cánticos y los saltos en las galerías durante los partidos de fútbol, en el caso de los barristas y, principalmente el uso de la violencia ostentatoria en sus relaciones con los grupos considerados como distintos.
En este sentido, es limitado hablar que las nuevas formas de asociación juvenil, como son las pandillas y sus prácticas violentas, son simples «efectos» producidos por las industrias culturales (televisión, empresas deportivas, industrias de la moda, etc.), al contrario, existe una suerte de alianza entre la «época de los medios» y las conductas de los adolescentes: los jóvenes utilizan el derroche de la apariencia distintiva,
[8] sirviéndose de elementos y mensajes provenientes de los medios. Los jóvenes radicalizan, al igual como lo plantea Matza respecto el papel del vocabulario, los usos oficiales de ciertos objetos y mensajes como lo son la entretención futbolística y la música, para aplicarlo en momentos y lugares no aceptados. Asimismo, integran dichos objetos y mensajes en una forma particular de «objetos rituales»[9] al interior de su comunidad de pares, como es la vestimenta y la existencia particular de ciertos gustos musicales, como medios para construir y renovar sus identidades. Los jóvenes contextualizan a su realidad objetos externos, re-significándolos.
El principio que guía a estos jóvenes es el individualismo vigente. Éste alienta a los individuos que se consideren a sí mismos objeto de su propia satisfacción, con una clara indiferencia hacia las relaciones sociales con el otro ajeno: los adultos, jóvenes de otro signo, etc. No obstante, en el contexto que ponen en marcha estos principios no son el espacio privado; al contrario, se ponen en escenas en los últimos espacios públicos que van quedando; el del espectáculo futbolístico, y la entretención discotequera y la calle poblacional.
Las peleas y revanchas violentas, por parte de ciertos grupos, sin la solicitud de intermediación de la justicia, son parte de este juego de socialización, es decir, son parte de una forma específica de poner en práctica los valores de identidad, como son la autoestima, el exitismo, el consumo ostentoso y la diferenciación (des)carnada frente a los otros. Sus objetivos son lograr mantener sus rasgos de identidad social en un panorama social de anonimato. En este sentido, la tendencia a formar subculturas juveniles por los adolescentes, se puede entender como una fórmula para hacer frente a la anomia que existe en la sociedad, que significa el individualismo y anonimato generalizado de las relaciones sociales. Asimismo, un lugar de desarrollo de habilidades sociales que el mundo de la educación y el trabajo no les ofrece.
Así, el sentido último de las pandillas sería entregar a los jóvenes un conjunto de métodos y códigos de expresión (afectividad y apoyo sentimental) entre quienes se consideran iguales, para lograr la proyección de sus identidades individuales. Es decir, estas tribus se caracterizarían por el sustento de ciertos valores marcadamente opuesto —y a la vez análogos— a la sociedad adulta, en un intento de diferenciarse de los demás, en una sociedad donde lo «presentable» es fundamental a la hora de hablar de la competencia social de los individuos. A la vez debe entenderse como un modo, según Matza, de recrear en el ocio el interés que han perdido en la escuela, como en los trabajos no calificados a los que están condenados a vivir.
Respecto la violencia, gran parte del pensamiento social y en especial del pensamiento psicológico relaciona pobreza con frustración y a éste con el comportamiento agresivo para explicarla. Se cree que un sentimiento de debilidad, como de estar acosado, bloqueado o estar perseguido, producto de la pobreza es fuente de agresividad. La violencia sería la única vía para que este sentimiento sentido como insoportable logre liberarse, y así, resolver una situación considerada como insatisfactoria y alcanzar una sensación de poder. La principal crítica a esta perspectiva, es que limita el entendimiento del fenómeno de la violencia, ya que no existe una relación directa entre frustración y violencia (todos los frustrados no son violentos, ni mucho menos todos los pobres son frustrados). Además, olvida que existen factores culturales que refuerzan la conducta para que suceda un hecho violento. Es sabido que la violencia tenderá a emerger cuando un marco cultural o grupal sanciona positivamente a ésta, como respuesta normal y satisfactoria de las relaciones interpersonales e intergrupales.
[10] Desde este punto de vista, se ha pensado que la agresividad es producto de un aprendizaje social. Se aprende a valorar la violencia como medio para solucionar los conflictos. Por ello tal vez, los jóvenes consideren «justificable» su uso.
Desde un punto de vista antropológico,
[11] la violencia siempre ha estado presente en la sociedad y, tal vez sea el «rasgo» característico de la humanidad respecto a otras especies. No obstante, la violencia humana no es instintiva, sino que está regulada por un código de honor. Código de honor que emerge con mayor frecuencia en sociedades en que los agentes sociales están subordinados a un orden colectivo, y donde las relaciones de los hombres entre sí tienen mayor importancia que las relaciones entre los hombres y las cosas. Entonces, la violencia es una lógica social, un modo de socialización consustancial al código de honor. La violencia es un medio para adquirir gloria y fama al interior de un colectivo. En su versión de venganza, es un medio para reparar el deshonor, un medio para restablecer el equilibrio perdido en la relación con los otros grupos.
Lo que es paradojal de la violencia en la actualidad, es que se dé en sociedades donde los vínculos parentales o el papel de la comunidad sobre el individuo están en franco declive y el individualismo sea el «valor» socializante de los individuos. En un mundo absorto de preocupaciones individuales la violencia cobra una nueva realidad, desligado del honor, como defensa de los signos de individualidad.
[12]
No obstante, en la actualidad, se puede entender la violencia de los jóvenes como la coexistencia de estas dos lógicas. Como resabios de esa otra lógica no individualista, basada en el honor al interior de una comunidad y como expresión de una radicalización de los principios individualistas presentes en la sociedad, es decir, la violencia juvenil mostraría una forma intensa de vivir, de placer hedonista unido a un sentimiento de gloria honorífica concedida por los pares. Entonces, la violencia juvenil como fusión de ambas lógicas, puede ser entendida como un medio para romper el anonimato y expresar una necesidad de contacto y de encuentro con los otros y los suyos, en una perspectiva de lo inmediato (sensación de calor, pasión, etc.) de los encuentros sociales.
La violencia es un pilar fundamental para diferenciarse de los demás y regular los intercambios entre los diversos grupos que constituyen esta nueva fauna de la ciudad, como es el caso de los raperos. La violencia pública, protagonizada por los barristas después de un partido de fútbol, puede entenderse como un sacrificio ritual de los objetos, en una sociedad que celebra hasta la saciedad un culto hacia ellos. Bajo este prisma, la violencia juvenil, lo escasamente programada de sus acciones, el desconocimiento de las consecuencias de los actos y, la aparente desproporción entre el «riesgo» y los «beneficios» de sus actos violentos, parecen confirmar que esta violencia es de otra naturaleza que la violencia delictual propiamente tal y la violencia estatal.
Los llamados actos de violencia al interior y en inmediaciones del estadio, es una manera de mostrar la incondicionalidad al club adherido. Incondicionalidad que va más allá de los jugadores, a saber, el desarrollado de un sentido trascendente de sí mismos como miembros de una entidad. Su adhesión, su transpiración, su aliento de apoyo es más importante que los jugadores y la maquinaria institucional de los clubes. Una manera de permanecer (in)-mutable dentro una panorámica de transformaciones sociales intensas.
El caso de los raperos nacidos gracias a la difusión masiva de música negra-norteamericana y el auge de las discotecas (industria de entretenimiento) que no dudan en explotar el sentido festivo que estos jóvenes toman de la vida. Se pueden pensar, que estos grupos son la antesala del delito, pero se olvida que éstos se relacionan más a una cierta independencia de los individuos al grupo, propio de la actual dinámica de la sociedad, que por una influencia coactiva del grupo sobre ellos. Y la violencia por ellos protagonizada está asociada al honor que significa para el grupo cada uno de sus miembros. Por lo tanto, quienes pongan en cuestión de algunos de ellos ponen en cuestión la honra del colectivo.
Los jóvenes en gran parte de su diario vivir no están abocados a perpetración de algún delito, ni mucho menos están sujetos a la influencia mafiosa de unos sobre otros. Lo que existe, son grupos que intentan de proveer a los individuos de identidad y reciprocidad, extremando valores presentes en la sociedad mayor para hacer presentes y defender sus marcas individuales en una panorámica social de anonimato. En este sentido, el que éstos jóvenes ocupen la violencia como medio para solucionar los conflictos, nos lleva a preguntarnos por qué éstos no hacen distinción entre sus violencias y la de los otros (adulta, oficial-estatal).


santiago, julio del 2000


Bibliografía

Berman, Marshall (1989): Todo lo sólido se desvanece en el aire. La experiencia de la modernidad. México: Siglo xxi Editores.
Colombres, Adolfo (1991) (compilador): La cultura popular. México: Premia Editora.
Guber, Rosa y otros (s/f): El salvaje metropolitano. A la vuelta de la antropología postmoderna. Reconstrucción del conocimiento social en el trabajo de campo. Buenos Aires: Legasa.
Habermas, Jürgen (1988): Teoría de la acción comunicativa II. Madrid: Ediciones Taurus.
Izquierdo, Ciriaco (1980): Delincuencia juvenil en la sociedad de consumo. Bilbao: Ediciones Mensajero.
Lipovesky, G. (1998): La era del vacío. Ensayos sobre individualismo contemporáneo. Madrid: Ediciones Anagrama.
Martín-Barbero, Jesús (s/f): Procesos de comunicación y matrices de cultura: itinerario para salir de la razón dualista. México: Ediciones Gili S. A.
——— (1987): De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía. Barcelona: Editorial Gustavo Gili.
Martínez, Javier (1990): «Violencia social y política en Santiago de Chile 1947-1989». En Eugenio Tironi, Javier Martínez y Eugenia Weinstein: Personas y escenarios en la violencia colectiva. Santiago: Ediciones sur.
Matza, David (1981): El proceso de desviación. Madrid: Ediciones Taurus.
Radcliffe-Brown, A. R. (1986): Estructura y función en la sociedad primitiva. Madrid: Ediciones Planeta.
Rockwell, E. (1996): Reflexiones sobre el proceso etnográfico (1982-1985). Buenos Aires: Secretaría de Publicaciones del Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la uba.
Taylor y otros (1977): La nueva criminología, contribución a una teoría social de la conducta desviada. Buenos Aires: Amorrortu Editores.
Tironi, Eugenio; Javier Martínez y Eugenia Weinstein (1990): Personas y escenarios en la violencia colectiva. Santiago: Ediciones sur.
Varios Autores (1997): Tribus urbanas. Entre el culto a la imagen y la autoafirmación a través de la violencia. Madrid: Ediciones Paidós.
* Este documento es parte de un estudio mayor realizado en enero-mayo de 1999 llamado «Identidad y Pandilla: el caso de barreros y raperos en dos poblaciones de Conchalí. Un estudio etnográfico». Ong Gestión Organizacional, Ilustre Municipalidad de Conchalí.
** Sociólogo, Universidad Academia de Humanismo Cristiano.
[1] Javier Martínez: «Violencia social y política en Santiago de Chile 1947-1989». En Eugenio Tironi, Javier Martínez y Eugenia Weinstein: Personas y escenarios en la violencia colectiva. Ediciones sur, Santiago, 1990.
[2] Ibidem: op. cit.
[3] David Matza: El proceso de desviación. Ediciones Taurus, Madrid, 1981.
[4] Ibidem: op. cit., p. 194.
[5] Para una profundización de este diagnostico véase en Jürgen Habermas: Teoría de la acción comunicativa II. Ediciones Taurus, Madrid, 1988.
[6] Las industrias culturales según Edgar Morín son el conjunto de «los dispositivos de intercambio cotidiano entre lo real y lo imaginario, dispositivos que proporcionan apoyos imaginarios a la vida práctica y puntos de apoyo práctico a la vida imaginaria. Es decir, los medios más que instancias de alineación son espacios de identificación». Véase en Jesús Martín-Barbero: De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía. Editorial Gustavo Gili S.A., Barcelona, 1987.
[7] Jesús Martín-Barbero: Procesos de comunicación y matrices de cultura: itinerario para salir de la razón dualista. Ediciones Gili S. A., México, s/f, p. 37.
[8] Ibidem.
[9] Los individuos pueden tener cierta actitud frente a ciertos objetos que valoran, lo que los lleva a tener un cierto comportamiento hacia ellos y un cierto tipo de relaciones hacia quienes también se relacionan con éstos. Aquí podemos tener las armas de fuego, la vestimenta, los lienzos y bombos, etc., como parte de una lógica de pertenencia que distribuye a los jóvenes en diferentes posiciones al interior de sus grupos. Para una mayor descripción véase en A. R. Radcliffe-Brown: Estructura y función en la sociedad primitiva. Ediciones Planeta, Madrid, 1986.
[10] Tironi y otros: op. cit.
[11] G. Lipovesky: «Violencia salvajes, violencia modernas». En: La era del vacío. Ensayos sobre individualismo contemporáneo. Ediciones Anagrama, Madrid, 1998.
[12] Ibidem.

martes, 20 de marzo de 2007

ADOLESCENCIA-Leer con mucha atencion y preparar 30 preguntas del contenido

Adolescencia

Cambios generales experimentados durante la adolescencia.


Cambios físicos:

Durante los años de primaria, las niñas son tan grandes o hasta más grandes que los niños de su grupo. Entre los 11 y los 14 años, en promedio las niñas son más altas y tiene mayor que los niños de su edad. La diferencia en el tamaño puede darle a las niñas ventaja en las actividades físicas, aunque algunas pueden presentar algún conflicto y, como resultado, menospreciar sus capacidades físicas. Sin embargo, la diferencia en el ritmo de crecimiento es más pronunciada al principio de la pubertad.

La pubertad no es un acto aislado, sino una serie de cambios que abarcan casi todo el organismo. El resultado final de todos estos cambios es la capacidad de reproducción.

Generalmente, las niñas comienzan la pubertad dos años antes que los niños y alcanzan su estatura máxima a los 16 años, la mayoría de los niños siguen creciendo hasta los 18 años. Para una joven normal, la adolescencia comienza con el desarrollo de los senos entre los 10 y 11 años y dura aproximadamente 3 años. En tanto que ésta es la edad promedio, el rango de edad en que se presenta es de 9 a 16 años. El 80% de las niñas tienen su primera menstruación entre los 11 y medio y los 14 años y medio años. Para el joven norma, su desarrollo comienza entre los 11 y 12 años. En general, los muchachos son más variables que las muchachas en lo que se refiere al momento en que se presentan estos cambios físicos de la adolescencia. El tiempo que se necesita para que se presenten todos los cambios de la pubertad varía más en los hombres y el rango de las diferencias en la estatura y el peso, al final de la pubertad, es mayor para los hombres que para las mujeres.
Los cambios físicos que se presentan en la adolescencia tienen efectos importantes sobre la identidad del individuo.

Los psicólogos se han interesado, en particular, en la diferencias sociales, académicas y emocionales descubiertas entre los adolescentes que maduran prematuramente y quienes tardan más en ello.

Primero, parece que la maduración temprana trae ventajas académicas. Por lo general, los estudiantes que son físicamente maduros tienden a obtener calificaciones más altas en los exámenes de capacidad mental que otros estudiantes de la misma edad pero menos maduros. Segundo, la maduración temprana parece tener ciertas ventajas especiales para los jóvenes. Es más probable que estos disfruten de un nivel socioeconómico más alto, suelen ser los líderes y más populares. Por otro lado, los jóvenes de maduración tardía pasan malos ratos. Además, debido a que las mujeres maduran antes que los hombres, hasta los jóvenes que maduran tardíamente se han desarrollado por completo para cuando los jóvenes de maduración tardía terminan su desarrollo. El último en salir de la infancia podría pasar muchos años rodeado de compañeros maduros. Éstos jóvenes suelen ser menos populares, y más ansioso de atención.

Esta situación parece ser injusta, en especial debido a que es muy poco lo que puede hacer el individuo para cambiar su reloj genético. Sin embargo, posteriormente estos jóvenes tienen ciertas compensaciones.

Algunos estudios muestran que, en la edad adulta, los hombres que maduraron antes tienen un pensamiento menos creativo y menos flexible, en tanto que los que maduraron tardíamente son más creativos, perceptivos y tolerantes. Quizás las tentativas (acción con que se intenta) y las ansiedades originales por la madurez tardía ayuden a algunos jóvenes a resolver mejor los problemas.

Para los jóvenes, la maduración física temprana parece ser menos importante para determinar el nivel social. Sin embargo, el que maduren más rápido que sus compañeros puede ser una desventaja.

Ser más grande que todos los compañeros del grupo no es una característica que se valore en nuestra cultura. Quizá la niña que comienza a madurar antes, será la primera en pasar por los cambios de la pubertad. Esto no puede ser muy preocupante para algunos, en especial si no están preparadas para estos cambios o si los amigos la molestan. Parece que las niñas que maduran después tienen menos problemas, sin embargo, tienen miedo que algo malo les pase Todos los estudiantes pueden beneficiarse al sabe que la variabilidad del ritmo de maduración es muy grande.


Cambios fisiológicos.

La pubertad es el período de las grandes transformaciones físicas, sexuales y psicológicas. Puede comenzar a los 10 años y terminar a los 17. La pubertad se sitúa, para la mayoría de los muchachos y muchachas, entre los 12 y 15 años. A partir de ese momento, están preparados fisiológicamente para la reproducción.

No hay que olvidar que al estar completamente sometidos a la influencia de las hormonas que funcionan a toda velocidad, el comportamiento de los chicos y chicas es de los más extraño y variado.

Pubertad en las mujeres.

El indicio más importante de la llegada de la pubertad en las chicas es la aparición de la primera regla. Sin embargo, numerosas manifestaciones anteriores nos indican que algo está cambiando en su cuerpo; son las pruebas de que el sistema hormonal se ha puesto en función.

En la parte baja del cerebro se encuentran dos órganos estrechamente relacionados: el hipotálamo, que es el centro de regulación y de control, y la hipófisis, que es el director de todo el sistema hormonal. Hacia los 7 u 8 años, la hipófisis, estimulada por el hipotálamo, se pone en funcionamiento y secreta dos hormonas, la hormona folículo-estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH). Pero todavía no puede verse el trabajo. Más tarde, con el aumento progresivo de esas dos hormonas, los órganos sexuales (los ovarios), se ponen en funcionamiento. Éstos, que a la vez están estimulados por la FSH y la LH, secretarán dos hormonas femeninas: los estrógenos y la progesterona. Todo este trabajo se hace lentamente, de manera que poco a poco los órganos genitales femeninos van madurando para poder llevar a cabo la instalación de la función reproductora.

El primer papel de los estrógenos (que son las hormonas secretadas por los ovarios) es el de hacer aparecer el vello y ordenar el crecimiento de los pechos. Todo este proceso se lleva a cabo con el siguiente orden:

1) Aparece el vello púbico alrededor de los labios mayores y se observa también cómo sobresale ligeramente la papila de la mama.

2) Mientras el vello que recubre el pubis se va espesando, despuntan ya los botones de los pechos.

3) Los senos crecen progresivamente pero todavía no se desarrolla el pezón ni la aréola.

4) El pecho se forma con la aréola (es la zona de piel que es algo irregular que rodea el pezón), que se extiende y se oscurece, y el pezón, que aumenta de tamaño y sobresale; el vello del pubis se hace más espeso y se extiende. Suele ser en ese momento cuando llega la primera menstruación.

5) Los pechos se desarrollan completamente, se marcan con precisión los contornos y aparece vello en las axilas.

Estas transformaciones tardan como dos años.


La pubertad en los hombres.

Cuando el muchacho tiene la primera eyaculación (que es la primera expulsión de semen fuera del pene), puede considerarse que ha entrado en la pubertad. Corresponde a la primera regla de las mujeres, pero hasta que el cuerpo de los chicos puede llegar a ese estado de cosas ha de pasar un tiempo más largo, unos 3 años, aproximadamente.

La edad puede ser de igual manera una cuestión bien variable, la pubertad puede comenzar a los 14 o 15 años y continuar hasta los 18 o 20 años; también influye la herencia, pero es más difícil que los padres se acuerden de su primera eyaculación, ya que no es tan evidente como la primera regla.

La hipófisis, es una pequeña glándula situada en la base del cerebro, al ser estimulada por el hipotálamo segrega una hormonas, la hormona foliculoestimulante (FHS) y la hormona luteinizante (LH). La acción de estas dos hormonas hipofisarias se realiza, en los hombres, en los testículos, produciendo el mismo resultado que hemos observado en el desarrollo de las mujeres: la maduración de los órganos genitales que hace posible la reproducción.

La FSH multiplica y hace madurar las células germinales que se encuentran en los testículos. Éstas se convertirán en espermatozoides. Las glándulas anexas, como por ejemplo la próstata, se encargan de que los espermatozoides sean aptos para la fecundación.

Por otro lado la LH hace que los testículos secreten una hormona masculina, la testosterona, que da los caracteres masculinos. En los hombres, y a diferencia de las mujeres, la formación de las células germinales no se produce de forma cíclica (que ocurre en ciclos), sino es permanente a lo largo de la vida.

La secreción de hormonas masculinas se mantiene en constante equilibrio, así, cuando la tasa de testosterona sube en la sangre, la secreción de LH es frenada por la hipófisis y viceversa.

Las transformaciones de las marcas sexuales en el muchacho ocurren de acuerdo a las siguientes etapas:

1) A los 11 años, según el promedio (9 a 13 años), el pene y los testículos tienen la misma medida que los de un niño de 4 o 5 años; quizás puede verse un leve vello en el pubis.

2) A los 12 años (promedio entre 10 y 14), los testículos comienzan a aumentar de volumen, los pelos del pubis se hacen más visibles aunque aparezcan de una manera dispersa o clara, el pene no varía de tamaño.

3) Hacia los 13 años (promedio entre 11 y 16 años) el vello púbico se hace más denso, rizado y espeso, ocupa más superficie; el pene comienza a alargarse, los testículos continúan aumentando su volumen, que se multiplicará por 8 en 3 años aproximadamente.

4) La zona del vello forma un triángulo, es casi como la del adulto pero ocupa menor extensión. El pene se alarga, el glande aumenta de tamaño y se hace cada vez más estimulante (pueden producirse algunas erecciones involuntarias, no seguidas de eyaculaciones, desde muy temprano), la piel toma otro color y se forman algunos pliegues o bolsas que poco a poco se hacen más oscuras y gruesas.

5) Aparecen las primeras eyaculaciones, pero la pubertad no se completa hasta que no se alcancen los 17 o 18 años (media 15 y 21 años), cuando los órganos genitales en su forma y enmarcación sean como los de adulto.

Caracteres sexuales secundarios:

La muda: El cambio de voz, pues, se debe a la acción de la testosterona. La forma de la laringe se altera avanzándose un poco.

La barba: cuando el mentón se oscurece y el bigote se marca un poco, quiere decir que la pubertad ya está terminando.

Los vellos: Abajo de las axilas crecen bastante tarde, primero se extiende por el estomago hasta el ombligo, más tarde en la parte inferior de las piernas y por encima de los testículos y el pene; ya pasada la pubertad crecen vellos en el pecho, en las manos y en la espada.

Cambios emocionales.

Los adolescentes se encuentran ante un dilema, atormentados entre las ganas de volar con sus propias alas y el miedo a soltarse de la mano de sus papás. Que se oponen, que tienen que aguantar el mal humor, pero eso es normal. La adolescencia es un período de malestar, en el que se plantean grandes dudas, contradicciones, tanteos, excesos de todo tipo, que son necesarios en esta etapa que sirve para afirmarse. Ser indulgente (fácil de perdonar), no llevarles la contraria, ayudarles a describir su personalidad, sus valore de adulto, esta es la única manera de vivir esta etapa, entre padres e hijos, de una manera enriquecedora. El camino puede ser más o menos doloroso, rápido, o frenado por tentativas inciertas. Hay que saber escuchar para poder evitar a tiempo depresiones u otros extremos como son fugas, afiliaciones secretas o hasta llegar al peor de los casos: tentativas de suicidio.

Al mismo tiempo que hay que asumir, aunque sea bueno o malo, las transformaciones de su cuerpo, el adolescente descubre que tiene que hacer una cosa más y que es muy importante: hacerse cargo de su vida personal.

El adolescente se da cuenta de que ya no puede seguir así, siendo el niño o la niña que obedece a sus papás. Pero ya no es un niño, pero tampoco un adulto, y entonces entra en la crisis de identidad, porque no sabe quien es; le hace falta descubrir a cualquier precio cuáles son sus puntos de referencia y para ello pasará por varias etapas como la duda, el rechazo, la provocación, las experiencias, la ansiedad, etc.


Los cambio de humor.

Los adolescentes suelen ser malhumorados y regañones, por una cosita se hunden de tristeza, se vuelven coléricos, furiosos y no hay quien los entienda. Los adultos no saben que decirles y, de repente, ya están risueños, simpáticos, cariñosos, etc.

Los cambios frecuentes de humor pueden tener raíz fisiológica debida a las descargas de hormonas que se vierten en el organismo (como cuando las mujeres tienen su menstruación), o también causas psicológicas. Les sacan de quicio todas esas razones tan convencionales sobre las que se apoyan tantos padres. Los adolescentes son seres insatisfechos y se pueden comprender por qué: están descontentos con ellos mismos, cuando no logran saber que hacer, ni que pensar o decir, cuando no logran organizar sus propios impulsos o deseos.

Son bastante egocéntricos (que creen que ellos son el centro de atracción) y no les gusta que se les moleste en su manera de vivir.

Los cambios de humor son también un reflejo de lo que viven en su interior; sus problemas de amor, sus decepciones, sus malas calificaciones, la certeza del fracaso les hace volverse gruñones, inquietos, protestones.

Es difícil hacerse mujer.

Hasta la pubertad, las chicas no se preguntaban muchas cosas, porque se veían igual que los chicos. Con la llegada de las primeras reglas, las chavas se dan cuenta de que están obligadas a convertirse en una joven mujer. Se ha definido todo lo que ha podido acercándose a los chicos y tratando de imitarlos. No están muy a gusto, se están volviendo tímidas, sensibles, sueñan con fantasías; deben encontrar un estilo que se pegue a su personalidad. Además, hace falta, que sea capaz de hacer frente al mundo masculino que comienza a mirarla bajo otros aspectos.

Encuentran todo difícil; con todos los modelos que colecciona no puede escoger. De alguna manera, se siente engañada. En efecto, la joven mujer de hoy en día debe ser desenvuelta e inteligente, pero a su vez, dulce y subordinada, deportista pero feminista. Sobre todo no debe ser frígida, pero tampoco de una sexualidad exuberante; debe ser madre y ama de casa, y también estudiar y ganarse la vida. Piensan que es una locura lo que la sociedad moderna pide de ella. Ellas se preguntan todo el tiempo: ¿soy normal?, ¿cómo conciliarlo todo?

Es difícil hacerse hombre.

Desde su infancia, los chicos se ven muy influidos por su estatus de chico; parecerse a una chica sería la peor desgracia. En la adolescencia, los hombres deben descubrir sus dones físicos e intelectuales; debe darse a conocer en el campo del deporte, preocuparse por su cuerpo, compararse con sus compañeros (¿soy guapo?, ¿bastante musculoso?). En la clase, ha de saber rápidamente lo que vale: o es un alumno brillante y tiene un porvenir asegurado, o es un alumno medio y ya no se presenta tan bien su futuro.

Además, es la edad de las experiencias, pone en marcha cierta máquina: su visión del mundo, sobre sus padres (no son tan perfectos como parecían), las chicas (son más complicadas de lo que se creía); en suma, es el gran momento de las hazañas, de las desilusiones, de la formación de la personalidad. Por último lo que hará en su futuro; ha de construirse un proyecto de vida que se base en determinados valores abstractos (amistad, generosidad, cultura, situación social, etc) o concretos (la cuenta bancaria, la casa, los viajes con los compañeros, la economía familiar, etc). Este proyecto debe realizarse con los medios que están a su alcance, los inconvenientes que se le imponen, lo que trae muchos dolores de cabeza.

Desarrollo Sexual.

Es probable que el aspecto más importante del desarrollo durante estos años sea la madurez sexual. Los adolescentes sexualmente maduros tienen el equipo necesario para las relaciones sexuales, sin embargo, en las culturas modernas, pasan por un largo período de educación o de entretenimiento antes de que la sociedad los considere preparados para el matrimonio. El efecto emocional de las experiencias sexuales durante este período puede tener repercusiones en la escuela, tanto en los estudiantes que intervienen, como en los compañeros que se enteran de sus experiencias. En décadas pasadas, era más probable que los hombres tuvieran relaciones sexuales antes del matrimonio. Actualmente, cerca del 60% de los adolescentes solteros, sean hombres o mujeres, han tenido relaciones sexuales antes de los 19 años.

Conforme sus cuerpos maduran sexualmente, los adolescentes deben realizar algunos ajustes emocionales y psicológicos. Su posición respecto a lo que significa ser hombre o mujer se ha desarrollado durante años, quizás desde su infancia. Ahora, deben empezar a consolidar su identidad sexual y sentirse a gusto con ella.

Es posible que los maestros tengan estudiantes de muy diversos tamaños, madurez, y conocimientos sexuales. Como hemos visto, ser muy distinto a los demás parece ser una ventaja sólo para los muchachos que maduran antes que sus compañeros. Para los demás, ser diferente les puede causar problemas en su desarrollo emocional y social.

Muchos jóvenes se extrañan de que los adultos den tanta importancia a la relación sexual: “Para mí, el ligue” ya me va bien; besarse, acariciarse, andar tomados de las manos durante horas y horas, mirarse a los ojos; nos basta con apoyarnos en un árbol y cubrirnos con la sudadera de miradas indiscretas. El resto, para más tarde. El sexo no les interesa tanto si no salen con alguien, a menudo rechazan la relación sexual hasta que no están seguros de su pareja, a veces, la posponen hasta el noviazgo, hasta el matrimonio hasta acabar los estudios, etc. Al mismo tiempo que dicen que para entregarse a alguien “hay que amar hasta la locura”. Y tienen razón. Hacer el amor no es un acto cualquiera, es uno de los más notables, de los más ricos en sensaciones y, para que sea satisfactorio debe estar acompañado de una gran dosis de amor, de sensibilidad, de emoción.

Pero quien dice adolescente dice “frágil”, fácil de influir, pronto a todo por habladurías, fanfarronadas o falta de cariño, sobre todo en familias donde reina el desacuerdo, la rigidez o la dejadez. Los adolescentes de estas familias tendrán antes que los otros una vida sexual activa, pero no por eso plena.

En nuestra sociedad en la que el amor es fácil, el placer inmediato triunfan en todos los cines, en todos los rincones de las calles, y en las revistas, no hay que ser inocente y creer que los adolescentes es están protegidos ante los males por siempre y para siempre.

Sabemos que la relación sexual sobreentiende la plena asunción de nuestro cuerpo y sus responsabilidades. Se encuentra justificada en la armonía de dos seres que se consiguen en el tiempo. A menudo, los adolescentes no son los suficientemente maduros para emprender esta experiencia, conocen de una forma imperfecta el funcionamiento de su cuerpo y todavía no han adquirido el sentido de sus responsabilidades ni quieren conocer las consecuencias de sus actos. Muchas veces el “paso a la acción” da lugar a actos fallidos, desencantadores, a veces dramáticos por ser prematuros.

Pero encontramos algunos jóvenes que tienen tendencia a creer que hace falta haber tendido la experiencia de una relación sexual para “ser normales” y situarse en relación a los demás, para darse importancia a los ojos de los demás y para ser aceptado por los demás. La gran pregunta ¿soy normal? Todavía los asusta. La búsqueda de la uniformidad que se encuentra en la adolescencia y que, una vez más, hemos de lamentar.

Si bien no hay edad para tener la primera relación sexual, los jóvenes no sacarán nada satisfactorio, nada realmente positivo de una relación sexual que se vive precipitadamente “para ser como los demás” o “para saber como es”, etc. Hay encuestas que rebelan que la mitad de los chicos entrevistados declaraban que se habían acostado con chicas a quienes no amaban, y solamente 25% de las chicas lo reconocían.

IMPORTANCIA SOCIAL DE LOS METODOS ANTICONCEPTIVOS"

Todos los organismos al alcanzar su madurez se reproducen, por eso la población crece. Entre los humanos, el crecimiento de la población es muy elevado. El avance de la medicina y de la tecnología han aumentado y por eso ha disminuido la mortalidad. La natalidad hace que la población aumente, pero a la vez también trae problemas. La planificación familiar es una decisión de una pareja del numero de hijos que quieren tener y que les pueden ofrecer. Actualmente, las instituciones dedicadas a la salud proporcionan la información necesaria para que una pareja pueda decidir el numero de hijos que va a tener.

Las parejas tienen el derecho de usar el método anticonceptivo que mejor les convenga usar. Si el crecimiento de la población no se equilibra, la humanidad llegará a su autodestrucción porque se agotan los recursos.

Métodos Anticonceptivos.
La responsabilidad de ser padres inicia desde que el nuevo ser nace, por eso es importante conocer los métodos encaminados a evitar la fecundación y así planificar la familia.

Métodos naturales en las mujeres:

El ritmo, que consiste en evitar el contacto sexual durante la ovulación.

También la toma de temperatura basal, que consiste en registrar la temperatura diaria de la mujer utilizando un termómetro y anotar los datos en una grafica. Cuando se aprecia un descenso ocurre la ovulación.

El método de Billings que consiste en la observación del flujo secretado por la vagina debido a que durante los días en los que el óvulo madura, se presenta una sustancia blanquecina y elástica que manifiesta la ovulación.

Métodos naturales en los hombres:

El método natural en el hombre es el llamado coitus interruptus, que significa descargar el liquido seminal fuera de la vagina en el momento de la eyaculación.

Métodos artificiales:

Los métodos artificiales mecánicos están en el diafragma, la esponja anticonceptiva y los dispositivos intrauterinos.

El diafragma es un dispositivo de hule o plástico en forma de cúpula unido a un anillo metálico flexible que se coloca en el extremo superior de la vagina cubriendo el cuello uterino para bloquear el paso de los espermatozoides, este puede ser seguro si se coloca correctamente, si tiene el tamaño adecuado y si se mantiene en su lugar aproximadamente 6 horas después de la relación sexual.

Los dispositivos intrauterinos son elementos de plástico flexible y algún metal como zinc o cobre que se colocan en el útero, pueden tener forma de hélice, anillo o de T. Este tiene que ser colocado y supervisado por un medico.

Los métodos químicos pueden ser espermicidas o anovulatorios. Los primeros (jaleas, cremas. espumas, óvulos y duchas) está n elaborados a base de compuestos químicos que destruyen a los espermatozoides, es recomendable utilizarlos junto con otro anticonceptivo. Los anovulatorios son sustancias elaboradas a base de estrógenos y progesterona y se presentan como pastillas o inyecciones. Las pastillas se toman diariamente y las inyecciones se aplican cada uno o dos meses.

El único método artificial que puede usar el hombre es el condón o preservativo. Las técnicas quirúrgicas son permanentes. En la mujer se realiza la ligadura de trompas
(salpingoclasia), en el hombre se practica una cirugía en la cual se ligan los conductos deferentes (vasectomía).


ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL.




SIFILIS.- También se le llama Lues. Se provoca por una espiroqueta llamada treponema pallidiun. El contagio ocurre durante las relaciones sexuales. y en forma indirecta se transmite por medio de objetos personales del enfermo.

La primera manifestación se presenta de 15 a 20 días después de la infección, se reconoce por la aparición de una erupción o nódulo llamado chancro, es una lesión de la
piel semejante o uno ulcera, aparece en el pene o la mucosa vaginal.

El chancro desaparecerá espontáneamente después de 15 a 45 días. Entonces empieza el peligro, el individuo piensa que se ha curado solo, la sífilis pasara a la segunda etapa. Se caracteriza por la aparición de manchas rojas en gran cantidad;
afecta a la piel como a órganos internos puede presentarse de 50 o 75 días después del contagio.

Si el paciente continua sin tratamiento estos signos desaparecerán nuevamente y entrara a un periodo de latencia o reposo, y después de algunos meses o años comienza la tercera
etapa.

En este nivel pueden afectar al sist. Nervioso originando trastornos. Un aspecto es que puede ser transmitida de madre a hijo y se le llama sífilis congénita, y puede provocar el aborto o malformaciones en el feto.

Por medio de penicilina el individuo puede curarse si el tratamiento es procurado durante las primeras etapas de esta enfermedad. Al llegar la sífilis terciaría es ya irreversible.

GONORREA.- Es la enfermedad venérea más común de todas.
También puede ser transmitida de la madre al hijo en el momento del parto. En el hombre se manifiesta en el momento de orinar sintiendo una sensación quemante y de ardor.

Secreta una forma purulenta que causa comezón; en la mujer también se causan secreciones malolientes y les causa mucho ardor.

En ambos sexos puede causar la esterilidad.
Para diagnosticar la gonorrea se practica un análisis de la secreción con la finalidad de buscar a los gonococos de la neisseria.
Para prevenir esta enfermedad debe evitarse el contacto sexual.

HERPES GENITAL.- En el hombre la enfermedad aparece en el pene y en la mujer en la vagina en forma de erupciones entre rojizas y amarillas que producen liquido transparente claro. Y la persona siente dolor, cosquilleo, quemadura y ardor.

En las mujeres se puede presentar en la época de menstruación, en todos los casos puede aparecer y desaparecer por años. Y puede llegar a confundirse con chancro sifilítico.

CHANCROIDE.- Se produce por una bacteria "Esteriptobacilo de Ducrey” se transmite por los objetos, las manos o relaciones sexuales de los enfermos. Los primeros síntomas aparecen de 3 a 5 días después del contagio.

Se conoce por la aparición de ulcera blanda, secreción ardorosa, inflamación y dolor. Se trata con pomadas y antibióticos.

SINDROME DE INMUNODEFICIENCA ADQUIRIDA (SIDA).

La inmunidad es la capacidad del organismo de corresponder a las enfermedades. Este sistema trabaja detectando y atacando a los invasores.

Las principales zonas son los vasos sanguíneos y nódulos linfáticos, el timo bazo y hasta la medula ósea y se encuentran generalmente en ingle, axila y cuello.

Cuando el VIH penetra en el cuerpo entra al sistema linfático y se reproduce entonces el cuerpo no tiene como responder a los virus y por cualquier enfermedad hasta una gripe puede ser mortal.

Se transmite por sangre y relaciones sexuales. 5 o 6 años después del contagio ya se puede contagiar. Sus síntomas son diarrea y fiebre crónica, inflamación de los ganglios, sudoración nocturna y perdida de peso. El 95% de los casos acaban en muerte.

Puede prevenirse así:

* Evitar el contacto sexual con enfermos.

* Evitar la -transfusión de sangre no autorizada.

* Al recibir contacto con objetos no esterilizados.

* Es necesario usar condón para las relaciones sexuales.

ANOREXIA Y BULIMIA

Las jovencitas que acumulan a la vez una consumición exagerada de tabaco y alcohol, que practican poco deporte, duermen mal y acostumbran a comer de una manera desequilibrada, deberían tener toda la atención de los padres, los médicos y los profesores. Este comportamiento traduce sin duda un cierto "aburrimiento de la vida", que conduce normalmente a la anorexia o a la bulimia.

Calificados de marginales, estos problemas aumentan, desgraciadamente, en gran medida, y representan una verdadera pesadilla para los padres. Son siempre reflejo de perturbaciones psicológicas.

La anorexia mental y la bulimia se dan casi exclusivamen-te en las chicas.



La anorexia: Es una de las patologías mas difíciles de vivir para los padres y de tratar para los médicos, ya que tanto un método como otro resultan aleatorios.

Aparece en las chicas de 13-14 anos o de 15-16, y en circunstancias similares:

- Temor obsesivo a engordar: La chica comienza un régimen antes del verano para perder algún kilo; con una voluntad de hierro, logra adelgazar sin problemas; pero, sin sentirse satisfecha de los buenos resultados, continua el régimen y pierde de 10 a 15 kilos hasta que se convierte en un esqueleto ambulante.

- Conflicto o rivalidad con la madre o con el padre.

- Pena de amor (deseo de hacerse daño físicamente, de querer morir, etc.).

Sin embargo, no presenta síntomas de enfermedad ni de problemas psiquiátricos. Mas bien se le ve contenta de continuar adelgazando, y muy activa en el plano físico como en el plano intelectual (mejoran las calificaciones escolares). Sin embargo, ya no tiene reglas (senñl de alarma) dado que las secreciones hormonales disminuyen por el hecho del adelgazamiento. Esto no ocurre así, si toma anticonceptivos. Para ella, la sexualidad no tiene ningún atractivo, podríamos decir que parece asexuada. De hecho, rechaza inconscientemente su feminidad, la transformación de su cuerpo. Es relativamente consciente del problema, pero piensa que puede dejarlo cuando quiera.

La bulimia: No es mas leve que la anorexia, quizá sea menos angustiosa para los demás, ya que la que lo padece no ofrece el mismo espectáculo de delgadez espantosa y parece que su vida no corre peligro. Y además, todos hemos sido algún día bulímicos: ¿quién no se ha comido nunca una tableta de chocolate o un gigantesco helado para animarse?

Así como la anoréxica esta contenta con su suerte, la bulímica se siente infeliz, culpabilizada por el hecho de que le sea imposible contenerse. En efecto, durante la crisis (una o dos por semana), la persona que padece esta enfermedad se arroja ante cualquier cosa, preferentemente embutidos, pan, etc que se puedan comer a cualquier hora, en solitario o más o menos a escondidas. Inevitablemente engorda o, para compensar, se provoca el vómito, se purga (toma laxantes) o ayuna. Por eso, encontramos bulímicas que no son obesas. Pasa el día con sueño, con mareos, dolor de estómago, deprimida. Una cosa es cierta: no come no come porque tenga hambre, come para que la angustia que sufre disminuya. El comer le produce una sensación de seguridad, de bienestar moral.

La bulimia se manifiesta, la mayoría de las veces, a los 14 o 15 anos, en la edad en que los conflictos con los padres son más difíciles, o las relaciones de la madre con la hija no son nada fáciles. Se echan la culpa mutuamente: “Mi hija hace lo que le da la gana, no me extraña que haga semejantes tonterías”. “Mi madre no me ayuda, se burla de mi, es una mala madre”. Encima de la perturbación psicológica que no se que no se expresa abiertamente, ¡la guerrilla alimentaria que lo complica todo!


Los padres deben de ayudarla sin hacerle reproches, animándola, comprendiendo el conflicto que afrenta a padres e hija, tomando la iniciativa de hablar con ella cuando pueda ser. Lo que se pide a los padres es paciencia.

La asociación de estos dos problemas (anorexia y bulimia) es mucho más frecuente de lo que se cree; los doctores ven a muchachas que oscilan entre la delgadez y la obesidad más increíbles, que pasan de 35 a 90 kg en sólo unos meses, y que soportan mucho peor el periodo de bulimia.

OPINIÓN PERSONAL.

En mi opinión la adolescencia es un período difícil de muchos cambios tanto físicos como emocionales. Es una época en que el niño empieza a transformarse en adulto, pero este crecimiento se logra paulatinamente y en varios años.

Como ya vimos el cuerpo se desarrolla y esto hace que haya cambios hormonales los cuales dan como resultado que el adolescente tenga muchos problemas y diversos estados de ánimo.

También surge la atracción por el sexo opuesto y el deseo de llevar a cabo relaciones sexuales, pero como lo mencione anteriormente, existen enfermedades contagiosas así como embarazos no deseados que podrían llevar a un cambio en la vida del adolescente. Por lo tanto hay que prevenirse con el uso de condón y con el sexo seguro. Es importante esperar a lograr una madurez para tener relaciones y también no tener consecuencias negativas en nuestra vida, que también nos podrían llevar a la muerte.

En este periodo la influencia social es muy grande, el joven se siente desubicado y por lo tanto cualquier tendencia puede ser significativa para él, por lo que es aconsejable tener establecidas las normas y reglas que se deben de llevar a cabo en su casa y escuela, para que no sea tan fácil motivarlo hacia aspectos negativos (por ejemplo, drogas, alcoholismo, tabaquismo, prostitución, etc).

También pienso que en la televisión y en el cine deberían de poner a modelos no tan delgadas, gente más común, para que las jovenes que las toman como influencia no quieran estar tan flacas y con los problemas de anorexia y bulimia.

Por lo que yo aprendí en este trabajo puedo concluir que se debe de tratar de pasar esta época lo más tranquilamente posible, dedicando nuestro tiempo a realizar actividades sociales y deportivas que sean para nuestro beneficio y también ayudando a los demás, ocupándonos en nuestras labores escolares y sociales y evitando así los aspectos negativos y la ociosidad que no nos conducen a nada bueno.

lectura Nº 1-elaborar 20 preguntas de la Lectura

La Pubertad

1. Introducción
2. La pubertad
3. Primeros síntomas de la pubertad
4. Cambios psíquicos
5. Conclusión
6. Bibliografía

INTRODUCCIÓN
La etapa de la pubertad es una de las más delicadas e importantes en la vida de todo ser humano. Es toda una serie de cambios físicos y psicológicos que los traslada del mundo infantil, despreocupado y carente de obligaciones que se vive en la niñez y la conduce al mundo adulto, con toda las responsabilidades y compromisos que se adquieren en esta etapa de la vida humana.
Todos estos cambios generan orgullos, temor, dan placer y producen sentimiento de culpa. Es una etapa que se da a diferentes edades, según sea cada caso, pero que nadie esta excento de atravezarla. Algunos la superan con éxito, otros se confunden y se desvían del camino correcto, sobre todo sí no cuenta con el apoyo y orientación adecuado. Somos los padres los llamados a ayudarles a discernir entre lo bueno y lo malo formando seres seguros de sí mismos, que se acepten como son y se preparan para una vida adulta y normal feliz.
OBJETIVO GENERAL
Lograr que el pre – adolescente comprenda la importancia que tiene este período de la pubertad en su desarrollo humano.
OBJETIVO ESPECIFICO
1. Preparar al pre – adolescente para que afronte los cambios que presenta el inicio de la pubertad.
2. desarrollar en el pre – adolescente actitudes que valore este período de mucha trascendencia para su vida.

A. LA PUBERTAD A.1. Concepto
Según la enciclopedia Médica de la Salud, Pubertad (proviene del latín pubere, cubrirse de vello el pubis) puede definirse como el período que culmina el crecimiento y desarrollo de un individuo, quien al final queda instalado en la edad adulta.
Es la etapa de los cambios físicos que llevan al joven de su niño a adulto.
Es un período de búsqueda acerca de quién es, hacía donde va, y que llegaría a ser.
A.2. Aparición de la pubertad
Este es un período de mucha trascendencia en la vida de todo ser humano, ya que marca el final de una etapa y el inicio de otra. Además de importante es decisiva saber cuando y que indica el inicio de la pubertad algunos asumen el crecimiento pubiano, otras la menstruación, las pulsiones nocturnas, etc. Pero actualmente la más aceptada es el crecimiento óseo que se observa en las manos.
El rasgo principal del a pubertad es el desencadenamiento hormonal. Estos tienen 2 funciones bien establecidas y válido para ambos sexos: Una organizativa, propia del desarrollo evolutivo y la otra excitativa relacionada con las funciones sexuales de la edad adulta.
A.3. Aceleración del crecimiento
Para ser más claro en este aspecto podemos decir que un aspecto físico que interviene en la maduración lo es la secreción de hormonas del crecimiento. Por parte de la Glándula Pituitaria que se encuentra en la base del cerebro. Cuando llega el momento aumenta la secreción de hormonas, causando la aceleración del crecimiento, propia de la pubertad. Igualmente las hormonas gonadotrópicas que estimula el crecimiento de las gónadas (ovario y testículos).
A.4. Alteración en la aparición de la pubertad
La edad de la aparición de la pubertad puede establecerse en tres niveles
Adelantado, Precoz – Retrasada
A.4.1. Pubertad Adelantada
Los caracteres sexuales aparecen a los 9 años, y hasta menos en el varón y a los 8 en las niñas.
Le ocurre a niños y niñas cuyos padres presentaron los mismos signos a edades tempranas, o si nacieron más crecidos que otros niños de su misma edad. Es por eso que puede ser de origen hereditario.
A.4.2. Pubertad Precoz
Ocurre a las edades anteriormente mencionadas o inferiores. Precoz quiere decir que el desarrollo de caracteres sexuales se contradice con el desarrollo General del cuerpo. Este tipo de pubertad puede ser patológica debe ser atendía por un médico.
Es un caso muy preocupado, ya que son niños en cuerpo de adulto. Tienen un cuerpo desarrollado pero piensan como niños.
A.4.3. Pubertad Retrasada
Es más frecuente la pubertad retrasada parcial. Tiene pocos síntomas y evoluciona lentamente y puede resultar en una pubertad retrasada patológica, que puede presente problemas físico y psíquicos.
A nivel psicológicos el daño puede ser serio ya el joven se sentirá diferente y rechazado por los jóvenes de su edad, que han tenido un desarrollo y crecimiento normal.

B. PRIMEROS SÍNTOMAS DE LA PUBERTAD
Durante la pubertad tiene lugar en el organismo cambios notables: El niño se transforma en adulto – adquiriendo la talla, peso, formas, proporciones y funciones del organismo y funciones del organismo adulto.
La pubertad es más corta que la adolescencia, que se inicia cuando el proceso puberal se encuentra muy avanzado o a punto de concluir.
Este proceso tiene una duración aproximada de tres años. Durante este período tendrá lugar el tránsito de las características infantiles a las de tipo adulto.
Los cambios físicos tienen lugar durante la pubertad, y los cambios psicológicos durante la adolescencia.

Cambios físicos de la Pubertad
Se pueden considerar diferentes cambios físicos notables que señalan que el niño(a) esta atravesando la etapa de la pubertad.
B.1. Talla: Es éste uno de los cambios más notorios algunas niños crecen rápidamente (se dan un estirón); otros tendrán un crecimiento lento, pero constante, hasta alcanzar su estatura de adulto. La edad en que esto sucede no es fija. Algunas crecen a edad temprana, principalmente las niñas, que inician su desarrollo antes que los varones. Si hacemos una comparación entre un niño y una niña de 11 años, por ejemplo, se notará un mayor crecimiento en la niña. Sin embargo, aunque la niña inicia primero su crecimiento, tendera a ser de menor estatura que el varón al final del desarrollo de ambos.
B.2. Peso: Este también aumenta durante la pubertad, pero esto se debe mayormente al crecimiento de los huesos y los músculos. Hay que tomar en cuenta que el aumento de talla no es proporcional al aumento de peso y debido a esto los adolescentes tiene aspecto larguiruchas y delgados. El período de gordura tiende a desaparecer al halagarse las piernas y al aumentar el crecimiento en talla.
B.3. Glándulas Sebáceos y Sudoríparas
Durante ésta etapa se desarrollan las glándulas sudoríparas y las sebáceas. El joven comienza a sudar excesivamente en ocasiones, y este sudor adquiere un olor fuerte muy característico.
B.4. Características Sexuales Secundarias en la Mujer
Con todos estos cambios, vienen también las características sexuales que definen y marcan a ambos sexos. Estos cambios no se desarrollan al mismo tiempo, no aparecen en el mismo orden, ni alcanzan su madurez a la misma edad.
Generalmente, pero no en todos los caso, el primer cambio que se observa es el ensanchamiento y redondez de las caderas producto del agrandamiento de los huesos pubianos y el deposito de grasa subcutánea. Posteriormente viene el crecimiento del busto y la aparición del vello pubiano. Las chicas empezaran a caminar con gracia y los varones caminaran con paso recio y atlético.
El crecimiento del busto puede presentar problemas a saber:
1. Un seno puede crecer más que el otro con mayor rapidez que el otro.
2. Puede haber secreción blanquecina producidas por las hormonas.
3. Puede haber dolor debido al estiramiento de la piel o la retención de líquido, o el ciclo hormonal normal.
4. La aparición de vello alrededor de la aríola o sobre el esternón.
5. el crecimiento precoz del busto señala al aparición de otros cambios puberales.
Es importante que conozcamos el hecho de que frecuentemente el que la joven se a estéril durante sus dos primeros ciclos menstruales. La muchacha alcanza la pubertad, tiene el ciclo menstrual regulado, pero no ovula, por lo que no son fértiles. Sin embargo, esta condición no es generalizada.
Es necesario que la madre instruya a la niña sobre la menstruación, para que ésta la acepte como algo natural y acepte positivamente su período en el momento oportuno.
B.5. Características Sexuales Secundarias en el Hombre
En el varón las características sexuales secundarias son igualmente notorias. Generalmente la pubertad, se inicia con el cambio de voz. Aunque primero tiene lugar un crecimiento acelerado de los testículos, seguido por le del pené. Después aparecen los vellos largos en el pubis, seguido de un notable aumento en el a traspiración axilar. Posteriormente aparece el bozo del labio superior, seguido por la aparición de vello en piernas, muslos y cara.

C. CAMBIOS PSÍQUICOS
Cada cambio físico que sufre el púber conlleva un confuso problema de identidad y aceptación. Muchas veces, los cambios físicos los avergüenzan y les cuesta aceptarlos, debido a que estas los conducen al abandono de una etapa tan querida como lo es la niñez, para dar paso a una maduración y confrontación de los problemas propio de la etapa adulta.
C.1. El púber y sus relaciones familiares
En muchas ocasiones, los padres comenten el error de criticarlos, les hacen observaciones en los cuales reflejan sus propias inseguridades, temores que muy lejos de ayudarlos los confunde, los acompleja y provoca reacciones negativas en el joven, sobre todo, si las crítica van dirigidas a sus cambios físicos, a su comportamiento y principalmente a su apariencia física.
Es necesario ser sinceros, pacientes y abiertos para ganarse ser confianza y poder ayudarles positivamente a superar todos sus conflictos.
Ante la orientación sexual que ellos que ellos demandan, son los adultos los responsables de proporcionarles la información correcta y completa, eliminando los tabúes, para ayudarlos a que el despertar a la vida adulta no sea traumática, que se acepten como son, evitando así, que se llenan de complejos y culpas que los marquen para el resto de sus vidas.
Todo esto debe ser considerado, debido a que al curiosidad en el tema sexual, en esta etapa es bien sobresaliente, y los jóvenes tienden a buscar la información por medios equivocados, que muchas veces los confunde y desorienta. Todo esto es debido a la falta de confianza e incomprensión que muchas veces el chico experimenta en su hogar.
C.2. El Púber ante el grupo
Hay que considerar un aspecto en esta etapa: la competencia.
Los chicos buscan un líder que reúna las características física que ellos desean para sí, y al que procuren seguir e imitar.
Es muy importante para ellos aspectos físicos como la estatura, la virilidad, la fuerza, el vello corporal, la voz fuerte y finalmente, el tamaño de los genitales.
Utilizan los deportes, para desarrollar el sentido de competencia y superioridad y al mismo tiempo para pertenecer a un grupo social donde desenvolverse.
C.3. El temor ante el otro sexo
Los varones en esta etapa experimentan distintos sentimientos. Por un lado, se sienten superiores a las chicas por el hecho de ser varones (debido al proceso de autoafirmación como individuos sexuales y por tradición cultural) y lo demuestran exhibiendo sus cualidades: darse aires de importancia al caminar, utilizar adornos, prendas de vestir, peinados, etc., como símbolo de una supuesta virilidad auto afirmada; hacen alardes físicos de fuerza y destreza ante ellas y emplean un lenguaje atrevido.
Por otro lado, necesitan sentirse admiradas, aprobados y aceptados por las chichas. Quieren tener un cuerpo agradable y les preocupa profundamente el crecimiento del pené, que los hace sentir más hombres. Se esfuerzan grandemente por llamar la atención de las jóvenes, sobre todo de la consideran más bonita.

CONCLUSIÓN
En este trabajo sobre la pubertad he podido observar y conocer la importancia que tiene está etapa para los niños y niñas que atraviesan y que necesitan que su familia.
También es necesario que se estimule mucho en esta etapa para que pueda desarrollar se intelectualmente, emocionalmente y socialmente.
Ya que esta etapa se caracteriza por ser un período de búsqueda de identidad.

BIBLIOGRAFÍA
1. Copelan, Rachel : “La mujer sexualmente realizada”.
Buenos Aires, Editorial Central
2. Semmens, James. “El mundo del adolescete.” México
Editorial Continental. 1973
3. Ruano Mariño. Educación Sexual. Son José
Costa Rica. Editorial. Centro de Orientación Familiar, 1971
4. Leshan, Eda. Los adolescentes y la revolución sexual.
México. Editorial; Pax – México, 1975

Search in this web: